Saltar al contenido

Roner de Cocina

Roner de cocina, definición y características

El roner es uno de los términos de moda en el mundo de la gastronomía. En este artículo intentaremos despejar todas las incógnitas al respecto, analizar su origen y comentar las características que lo han convertido en una herramienta indispensable en los mejores restaurantes del mundo. ¿Nos acompañas?

roner

¿Quiénes inventaron el ronner de cocina?

Joan Roca, El Celler de Can Roca, y Narcís Caner, La Fonda Caner, buscaban una herramienta que les permitiera cocinar al baño María, pero manteniendo siempre la misma temperatura. Tras diversas pruebas, crearon este termostato que puede amoldarse a cualquier tipo de recipiente. Además, es capaz de medir la temperatura del agua siempre que esta se encuentre entre los cinco y los cien grados centígrados.

joan roca

¿Cuál es la utilidad de esta herramienta?

Al incluir un panel de control digital, resulta muy sencillo poner a cocer un alimento y tener la certeza de que el proceso se llevará a cabo de forma correcta. Un contador permite conocer el tiempo que queda para terminar el procedimiento, por lo que el profesional puede dedicarse a otro tipo de labores mientras este producto trabaja por él.

Características y virtudes

Controlar la temperatura exacta de la cocción abrió la puerta a muchos profesionales al poder cocinar a baja temperatura y conseguir un resultado homogéneo en el que se respetan mejor las texturas y los sabores. Además, con esta herramienta es posible:

cochinillo roner

– Pasteurizar todo tipo de platos. Independientemente de su forma de preparación, es posible eliminar cualquier rastro de bacterias al someterla a una temperatura fija durante varios segundos.

– Regenerar térmicamente platos preparados o alimentos envasados al vacío.

– Cocer al vacío. Los propios inventores declaran que este era el objetivo principal. Su meta era conseguir deshidratar el producto al vacío para que los jugos y los sabores se mantuvieran intactos. De hecho, en sus restaurantes es habitual poder degustar todo tipo de platos preparados de esta forma.

– Impedir que los alimentos se oxiden durante la cocción. Si la temperatura del baño María se altera se suele producir la oxidación, así como la pérdida de sabor y de propiedades.

Además:

– Está fabricado en acero inoxidable. Se limpia fácilmente y mantiene la salubridad de los alimentos.

roner

– Incluye un sistema de bloqueo que avisa de que la temperatura del agua ha subido por encima de lo estipulado e, incluso, es capaz de apagarse en caso de subida de tensión.

– Tiene un peso que ronda los cinco kilogramos. Solo hay que colocarlo sobre el recipiente deseado y ponerlo en marcha. Sus instrucciones son muy sencillas y es posible familiarizarse con su uso desde el primer momento.

Es posible adquirir solo el termostato o bien un modelo compacto en el que se incluye una bandeja para cocer todo tipo de alimentos. Este último modelo es de los más demandados gracias a su utilidad y eficacia.

¿Por qué cocinar a baja temperatura?

Roca y Caner ya eran conocedores, en 2008, de la importancia de las texturas para conseguir los mejores resultados posibles. Tras analizar los procesos químicos que se producen cocinando a altas temperaturas, apostaron por hacer justo lo contrario y por descubrir cómo podrían renovar la manera de presentar sus creaciones.

Por ejemplo, la carne a alta temperatura se endurece porque aumenta el colágeno. A baja temperatura, esta sustancia se diluye y reblandece cualquier tipo de corte. Lo mismo sucede al cocer al baño María cualquier alimento por debajo de los 100 grados. Es decir, se trata de captar todos los jugos de un ingrediente y de cocinar con ellos para subrayar su sabor.

plato roner

Todo lo anterior repercute, directamente, en los profesionales de la cocina. Como suelen comentarnos, a la idea principal de cocer los alimentos se le han ido añadiendo otras funciones que han convertido a esta creación en indispensable para seguir explorando nuevas sendas y trabajar con materias primas diversas.

Así, carnes rojas, carnes blancas, verduras y pescados pueden beneficiarse de la eficacia de este producto. Además, es posible hacer terrinas, mermeladas, confituras, gelatinas y patés con mayor facilidad logrando, así, mantener el sabor original y una textura mucho más acertada y sorprendente.

Como vemos, el roner en la cocina bien puede ser el eje sobre el que gire todo un menú. Sus incontestables virtudes y su facilidad de uso invitan al profesional a probar nuevas opciones y a convertir cada plato en una apuesta decidida por renovarse. Nuestros clientes no dejan de comentarnos su total satisfacción con este producto que les ha permitido dar un paso adelante y emprender una etapa mucho más fructífera al frente de sus restaurantes. Gracias a este termostato, es posible jugar con las texturas y renovar los sabores con enorme facilidad. Es importante que recordemos que la gastronomía es una disciplina que nunca deja de avanzar, por lo que resulta esencial descubrir nuevas vías para sorprender a todo tipo de comensales.